Usos de la Moringa

 

Los usos de la planta de la Moringa son muchos y diversos. Como hemos podido ver, éstos varían según la región, la cultura, la civilización y también el momento histórico de la Moringa (link a “historia”).

 

 

Usos curativos y nutricionales:

 

 

Las formas más comunes de uso de la Moringa son con fines curativos y/o nutricionales, debido a la gran cantidad de propiedades medicinales que contiene (link propiedades)  así como a los más de 90 nutrientes presentes en la planta. Consulta el listado de nutrientes aquí (link nutrientes) y los numerosos beneficios para la salud de las propiedades de la Moringa aquí (link beneficios).

 

Por otro lado, en la medicina alternativa, los ungüentos extraídos de la Moringa han servido para realizar tratamientos en problemas  físicos de infecciones de piel, como granos o psoriasis,  así como en heridas, llagas o esguinces.

 

Las propiedades de la Moringa, gracias a ser antinflamatorias, antibacteriales y antioxidantes, también se han usado para realizar tratamientos de Ansiedad, Asma y Bronquitis, además de tratar catarros, congestiones en el pecho, cólera, colitis.

 

Sus propiedades desinfectantes y antiinflamatorias cooperan en la curación de la conjuntivitis, dolores de cabeza, tos, diabetes, diarrea, hidropesía, disentería, así como infecciones de ojos y oídos, fiebre, inflamación glandular, gonorrea, parásitos Intestinales, ictericia, escorbuto o incluso en  trastornos urinarios.

 

 

 

 

 

 

 

Cosméticos, lubricantes y ungüentos:

 

Esta planta ha servido para fabricar perfumes, ungüentos, cosméticos y lubricantes. De hecho, su particular olor es muy apreciado en muchas regiones de la India, ya que es utilizada de forma asidua por las mujeres para mejorar su olor. Su aceite también se usa en diversas aplicaciones de lubricación de mecanismos y en la  fabricación de jabones.

 

 

Usos en casas y jardines: decoración y fertilización

 

La moringa es un árbol de formas muy agradables estéticamente que admite muy bien las podas. Por eso, este árbol también ha sido utilizado tanto para conseguir amplias sombras en zonas de calor, como para crear filas de setos o pantallas visuales y auditivas entre casas cercanas. Además, al no ser una especie de copa frondosa, tiene la facilidad para combinarse con otras plantas de crecimiento arbustivo o herbáceo, para poder tanto protegernos del viento, del sol o para fermentar la tierra.

 

 

 

Purificación de agua:

 

Por otro lado, algunas de sus partes se han usado de forma mucho más específica. Por ejemplo, las semillas de Moringa han servido para filtrar el agua sucia durante mucho tiempo en algunas regiones de la India, ya que las semillas son  uno de los mejores floculantes naturales conocidos que pueden utilizarse  para la depuración y purificacción de aguas fluviales y aguas turbias.

 

 

Usos culinarios: aderezos y clarificador de jugo de caña y miel.

 

Además, a través de un proceso de extracción de aceite, se ha obtiene ese apreciado líquido denso con fines culinarios. De hecho,  la semilla de Moringa contiene un 35 % de aceite de muy alta calidad, poco viscoso y dulce, con un 73 % de ácido oléico, de calidad similar al aceite de oliva.  De hecho, el aceite de Moringa se utiliza mucho porque no se vuelve rancio, por lo que es muy bueno para adicionar ensaladas.

 

Dentro de los fines culinarios, además de ser un excelente condimento fácil de añadir a todos los platos en forma de polvo, hojas frescas o aceite, o bien de utilizar para infusiones, la Moringa también se ha usado como  clarificador de jugo de caña, en la producción de Miel y para la clarificación de ésta última.

 

 

 

La Moringa como combustible: leña,  biogas, biodiesel, combustible de lámparas.

 

La Moringa también se ha usado ampliamente como combustible, ya que su leña proporciona un combustible especialmente apto para cocinar. La densidad media de su leña es de 0.6 y tiene un poder calorífico de 4.600 kcal/kg, por lo que resulta idónea para poder cocinar. Además, como  arde sin producir humo, su aceite resulta óptimo  como combustible para lámparas. Finalmente, la Moringa también se usa para la fabricación de Biogas y Biodiesel.

 

 

La Moringa como biofertilizante:

 

Gracias a su rápido crecimiento y habilidad para establecerse en sitios dañados, secos o poco fértiles,   también se ha usado para la reforestación y recuperación de áreas sin vegetación o estropeados por la actividad excesiva y dañina del hombre.

 

 

La Moringa, además es un potente biofertilizante, ya que tiene alto contenido en nitrógeno. Además, se usa como hormonas promotoras de crecimiento vegetal, obtenidas a partir de extracto de hojas y tallos, gracias a su principio activo de  Zeatina, una hormona vegetal del grupo de las Citoquininas. Por otro lado,  la Moringa, incorporada directamente al suelo, previenen del ataque de ciertas plagas.

 

 

 

Un potente forraje de animales:

 

La Moringa es un potente forraje para animales, ya que

sus hojas son ricas en proteína, vitaminas y minerales, por lo que son consumidas por animales rumiantes, camellos, cerdos, aves, incluso carpas, tilapias y otros peces herbívoros. La flor de la Moringa, además, es una importantísima fuente de néctar para las abejas.

 

 

Otros usos:

 

La Moringa también se trata para realizar ungüentos con fines litúrgicos y religiosos. Además, la planta se procesa de forma más compleja para conseguir ser usada con otros fines más sofisticados, como la realización de impresión textil, insecticidas, fungicidas,   curtidos de cuero, tintes y  productos de fibra.

Suscríbete a Cultiva Salud

Registrate GRATIS y recibe nuestras publicaciones y consejos en tu correo. Al suscribirte recibirás "La guía del huerto para mi balcón"

subscription incentive

Sin Comentarios

Deja un Comentario