Cinco aditivos detestables

Cuando compramos alimentos elaborados y muchos tipos de comida preparada, también nos llevamos a casa un gran número de sustancias químicas ocultas entre los ingredientes. Las autoridades sanitarias permiten el uso de muchos aditivos apelando a su inocuidad. Sin embargo, existen muchos informes que revelan la dificultad de comprobar los efectos dañinos que estos aditivos en el organismo humano. El llamado efecto cóctel, la reacción química de la mezcla de varios aditivos en el organismo, es muy complejo de analizar aunque se sospecha que es responsable de muchos problemas de salud. De todas formas, y aunque no esté sobradamente demostrada su nocividad, la composición y el origen de muchos de estos aditivos utilizados desde hace mucho en la alimentación crea una sensación de impotencia y repugnancia en el consumidor consciente. Ante esta avalancha de tóxicos hay que apoyar el consumo local y ecológico más que nunca.
aditivo

Son muchos los productos que encontramos en el mercado que contienen aditivos químicos (en los ingredientes se lee E seguido de un número). Desde espesantes hasta potenciadores del sabor, muchas de estas sustancias ayudan a los productores a conservar sus productos, a hacerlos más atractivos para el consumidor y, se sospecha, a crear adicción y aumentar las ventas.

A continuación descubrimos 5 aditivos que, debido a lo repugnante que resulta su origen, haríamos bien de evitar en nuestra dieta. En algunos casos, la repulsión que provocan es inmediata. El problema es que sin ser conscientes de ello, quizás guardamos varios de ellos entre los productos que se encuentran en nuestra nevera y despensa.

Son muchos los productos que encontramos en el mercado que contienen aditivos químicos (en los ingredientes se lee E seguido de un número). Desde espesantes hasta potenciadores del sabor, muchas de estas sustancias ayudan a los productores a conservar sus productos, a hacerlos más atractivos para el consumidor y, se sospecha, a crear adicción y aumentar las ventas.

A continuación descubrimos 5 aditivos que, debido a lo repugnante que resulta su origen, haríamos bien de evitar en nuestra dieta. En algunos casos, la repulsión que provocan es inmediata. El problema es que sin ser conscientes de ello, quizás guardamos varios de ellos entre los productos que se encuentran en nuestra nevera y despensa.

1- Castóreo, se trata de una secreción aceitosa y que se obtiene mediante la trituración de una glándula de la región anal del castor. Se utiliza como aromatizante de fresa, de frambuesa y vainilla en ciertos tipos de bombones y gelatinas.

2- Pelos de cerdo, pelos humanos y plumas de pato. Cuando en la etiqueta de un producto se lee cisteína (E920), especialmente en el pan o en el bagel (tipo de pan), hay que saber que se trata de un ácido aminado obtenido a partir de pelos y plumas.

3- Partes de insectos, la hembra de dendroctonus segrega una laca, Shellac (E904), también llamada glaseante del confitero. Se utiliza para dar brillo a bombones, frutas, e incluso muebles. El pigmento rojo carmín, utilizado como colorante alimentario en zumos de frutas y caramelos se obtiene a partir de caparazones de cochinillas.

4- Pasta de madera. Con la ayuda de minúsculos fragmentos de fibras vegetales y madera y celulosa en polvo, se logra que ciertos tipos helados de cremas ligeras bajos en calorías, parezcan más cremosos. Con la celulosa se logra que el queso rayado no se aglutine.

5- Amoniaco; la pasta rosa utilizada en la producción de alimentos y conocida por el nombre inglés de “pink slime” no es más que una pasta de carne de buey picada mezclada con un agente de relleno tratado con amoniaco (una hamburguesa de carne de buey fabricada con pink slime contiene 0,02 gramos de amoniaco por cada 100 gramos de carne. El queso azul aún contiene siete veces más). También, aunque sólo en pequeñas trazas, se encuentra amoniaco en patatas fritas, en la mantequilla de cacahuete y en alimentos como el salami, la mayonesa y el ketchup.

Fuente: ladyverd

Tienda online huerto urbano

Suscríbete a Cultiva Salud

Registrate GRATIS y recibe nuestras publicaciones y consejos en tu correo. Al suscribirte recibirás "La guía del huerto para mi balcón"

subscription incentive

Sin Comentarios

Deja un Comentario